Cómo mejorar tus niveles de oxígeno en sangre

Mejorar nivel de oxígeno en sangre

En estos tiempos que corren el tema de la saturación de oxígeno en el cuerpo es un tema muy buscado y muchos recurren a remedios caseros o ejercicios para intentar mejorar su oxigenación. Pero ¿es esto posible?. Antes de nada, tienes que tener en cuenta que cuando tu organismo está bajo unainfección importante, por ejemplo una neumonía, debes acudir al médico, especialmente cuando tus niveles están por debajo de 93, según la medición de un oxímetro. En este caso, los niveles de oxigenación son bajos debido a la enfermedad y muy poco podrás hacer para mejorarla.

Así pues, este artículos es especialmente indicado para personas que gozan de buena salud, y por algun tipo de asma crónico, o similar, necesitan ejercitar los pulmones para favorecer una buena ventilación y oxigenación.

Cómo funciona el proceso de oxigenación  y respiración

La respiración es una acto involuntario que realiza tu organismo gracias a la función que realizan los órganos del sistema respiratorio (tanto los del tracto respiratorio superior como inferior), que son:

  • Nariz.
  • Boca.
  • Laringe.
  • Faringe.
  • Pulmones.
  • Diafragma.

La nariz y la cavidad nasal filtran, entibian y humedecen el aire que respiras. Detrás de la cavidad nasal, el aire pasa a través de un tubo largo llamado faringe . Luego pasa a través de la faringe (que se encuentra por debajo de la faringe) hasta llegar a los pulmones. A su vez, los pulmones se dividen en los bronquios (izquierdo y derecho) y estos a su vez se ramifican en los llamados bronquiolos, y estos llevan el aire a los alveolos, que tienen forma de rácimo de uvas. En los alvéolos es donde se produce el intercambio de oxígeno por dióxido de carbono. Esto significa que el oxígeno ingresa a la sangre y el dióxido de carbono es eliminado de la sangre.

En cuando al diafragma, es un músculo en forma de lámina que está en la parte inferior de la caja torácica. Al contraerse aumenta el volumen del pecho y los pulmones toman aire. Al relajarse , disminuye el volumen del pecho y el aire sale empujado fuera de los pulmones.

Esto es a rasgos generales el proceso de respiración que realiza tu organismo. Como ves, son varios los órganos implicados en que el oxígeno llegue de forma  satisfactoria a la sangre. En cualquiera de estas etapas puede existir una infección, por bacterias o virus, o haber alguna anomalía, que interrumpa el proceso normal de oxigenación.

 

Ver precios en Amazon

Ejercicios para entrenar tu respiración y mejorar tu oxígeno

Podemos entrenar y ejercitar los órganos antes mencionados para mejorar la entrada y expulsión de aire de nuestros pulmones, a través de ejercicios sencillos con el diafragma y el torax.

1. Llevar el aire hacia la zona de tu barriga

Si te pones una mano en el pecho y otra en el vientre, y pruebas a respirar, verás que se hincha el pecho. Pero lo correcto para una respiración y oxigenación más profunda sería intentar que tu barriga se hinche. Así que prueba a tomar aire por la nariz e intentar llevarlo hacia la zona de la tripa y verás cómo está se hincha. Manten el aire un instante ahí y suelta despacio por la boca. Estos ejercicios de respiración abdominal son de gran ayuda.

2. Expande tu tórax

Ahora vamos a intentar expandir la caja torácica donde están los pulmones. Primero levanta los brazos e inspira por la nariz despacio al mismo tiempo. Luego, a la vez que vas bajando los brazos hacia delante, vete expulsando el aire.

3. Exhala el aire en dos tiempos

Otro buen ejercicio es intentar inspirar en un tiempo (por ejemplo cuenta 3 segundos ) y exhalar el aire en dos tiempos (o sea, el doble de 3 segundos, que serían 6). De este modo dejamos que el aire se mantenga en nuestros pulmones por más tiempo y la oxigenación sea más eficiente.

Ejercicios para mejorar tu oxigenación

4. Libera tu diafragma

Hay ejercicios más concretos en los que se trabaja con el diafragma de forma que al expandirlos, nos permite también mejorar nuestra entrada y salida de aire. El diafragma separa la caja torácica (superior) con la abdominal (abajo). Un buen ejercicio es estirarte ligeramente (ponerte recto) mientras inhalas aire, y al exhalar te contraer un poco hacia delante. De este modo sincronizas tu cuerpo con los movimientos involuntarios del diafragma. Puedes probar a inhalar y exhalar profundamente en otras posturas, como tumbado, o en forma de flor de loto. Lo importante es tomar conciencia de cómo estás respirando y realizar varias respiraciones profundas, manteniendo el aire unos instantes en tu interior. Las clases de yoga y pilates suelen realizar ejercicios de este tipo

5. Mantente activo

Las caminatas, natación, bicicleta… ejercicio físico en general, son primordiales para mantener y activar una buena oxigenación en el cuerpo. No hace falta ejercicio extremo, sino más bien un ejercicio simple pero continuado, ya que esto permite un bombeo de la sangre y aumento de oxígeno que llega al cerebro por el aumento del flujo sanguíneo.

6. Alimentos para mejorar tu oxigeno

La dieta también tiene mucho que ver en el buen funcionamiento del cerebro, que influye directamente en nuestro proceso de oxigenación. Sobre todo te vendrán bien aquellos que favorecen el riego sanguíneo, los que son ricos en hierro, vitamina B y grasas vegetales ricas en omega 3. Una buena combinación de alimentos proteicos e hidratos  sin duda también colaboran en una buena función muscular

7. Sueño reparador

Durante las horas de sueño nuestro organismo aprovecha para regenerar nuestras energías y los procesos metabólicos. Así que un buen sueño reparador y tener una buena rutina para dormir un mínimo de horas también influye en nuestra buena oxigenación y funcionamiento de nuestro cerebro.