10 técnicas para dejar de fumar sin ansiedad

Cómo dejar de fumar sin ansiedad

Dejar de fumar no es fácil, y menos aún en la tercera edad, cuando el hábito de fumar se ha convertido en una rutina muy presente. Pero seguramente, por salud, te hayan aconsejado la necesidad de dejar el tabaco. Pero, ¿cómo dejar de fumar sin ansiedad? ¿Realmente se puede? Existen varias técnicas y remedios naturales. Pero lo más importante es tu voluntad.

Cómo dejar de fumar sin estrés con Hipnosis

La hipnosis se basa en el principio de la autosugestión. El terapeuta intentar hacer ver al paciente cómo se vería una vez ha dejado de fumar. Mediante la técnica de la visualización del paciente en un futuro, hace verle los beneficios que tendría como mejor salud, ahorro de dinero, sentido de libertad, etc.
Una sola sesión puede ser suficiente para superar una adicción al tabaco de leve a severa.

Dejar de fumar sin estrés con la Sofrología

La sofrología permite, a través de diferentes ejercicios, controlar los estados emocionales y, por lo tanto, controlar mejor el estrés. Es una forma muy efectiva para dejar de fumar sin ansiedad.
Está especialmente dirigido a personas nerviosas que fuman cuando están ansiosas por evacuar una sobrecarga emocional. La sofrología es un método complementario para dejar de fumar sin ansiedad, pero no constituye en sí mismo un tratamiento.

Dejar de fumar de forma natural: Homeopatía

La homeopatía trata muchos trastornos, incluyendo las adicciones. Por lo tanto, es particularmente útil en el caso de dejar de fumar. Existen distintos gránulos especialmente formulados para luchar contra la ansiedad y nerviosismo, como el  TABACUM 5CH, 3 y GELSEMIUM 9CH. Pregunta a tu homeópata.

Homeopatía

Acupuntura para dejar de fumar

La acupuntura es una técnica de medicina china que consiste en estimular diferentes puntos energéticos del cuerpo, colocando para ello agujas en ciertos puntos de los meridianos del cuerpo.
Aunque no está científicamente probado en el abandono del hábito de fumar, la acupuntura se utiliza ampliamente en este contexto y algunas personas atestiguan haber tenido buenos resultados.

Auriculoterapia para dejar de fumar sin ansiedad

La auriculoterapia es una rama de la acupuntura pero se concentra sólo en la oreja, donde puntos particulares estimulan el sistema nervioso. El punto más comúnmente utilizado se encuentra en la raíz del pliegue circular grande. La auriculoterapia está contraindicada en mujeres embarazadas.

Fitoterapia para dejar de fumar: Valeriana

La fitoterapia también permite actuar contra las adicciones, especialmente las relacionadas con el tabaco.
La valeriana es una planta muy adecuada, gracias a sus propiedades contra la ansiedad y el estrés y sus efectos sedantes. Combate la ansiedad relacionada con la carencia y el insomnio. Es un excelente remedio natural para combatir la ansiedad que produce el dejar de fumar.

Mesoterapia, método para dejar de fumar

La mesoterapia es una técnica médica que consiste en inyectar pequeñas dosis de medicamentos a nivel local y superficialmente. Las sustancias generalmente utilizadas son el pidolato de magnesio, la procaína, la vitamina B1 y…. el tabaco. Una sesión suele ser suficiente.

Mesoterapia

Ortiga como ayuda para dejar de fumar

La ortiga es una planta drenante y equilibrante. No combate la adicción al tabaco por sí sola, sino que desintoxica el cuerpo y le proporciona hierro, que es útil en caso de fatiga relacionada con el abandono del hábito de fumar.
Puede asociarse con plantas sedantes como el espino, la pasiflora o la valeriana.

El kudzu cómo método para dejar de fumar sin ansiedad

Kudzu es una planta trepadora originaria del Lejano Oriente conocida por sus numerosas propiedades, entre ellas la lucha contra el mareo y el tinnitus.
Un estudio americano ha demostrado que también combatirá la drogadicción gracias a los flavonoides contenidos en las raíces de la planta.

Aceites esenciales para combatir la ansiedad

Se trata de una técnica casera para dejar de fumar. Los aceites esenciales por sí solos no son una cura para dejar de fumar, pero ayudan a combatir los síntomas de ansiedad relacionados con la abstinencia del tabaco.
Los aceites esenciales preferidos son los que tienen una acción calmante como la naranja dulce, el incienso o los estimulantes como el eucalipto o la menta.